911 412 706 / 933 969 029 info@microviver.com

Ayer cuando tomé el silvir, de dos a tres horas después de la comida, no tuve más que una ligera sensación.

Esta mañana he tomado en ayunas un tapón de silvir con un poco de agua y en unos tres minutos he empezado a sentirme mal, dolor en la boca del estómago o un poco más arriba: como si se lo estuvieran “comiendo”, debilidad general en todo el cuerpo, sobre todo en las muñecas, molestias en los riñones, lumbares y zona de los ovarios, mareo, sensación de aumento de temperatura en algunas zonas que iba y venía.

Me he tumbado enseguida y he dejado pasar una hora, transcurrido este tiempo me he sentido mejor aunque sigo notando cierta debilidad, molestia en la cabeza y ganas de no hacer nada excepto tumbarme. He desayunado plátanos después.

He pensado disminuir la dósis en una cucharadita o media cucharadita y quizás en dos tomas. Me gustaría saber si hay noticias de personas que también hayan reaccionado de forma parecida al principio y cómo debo proceder para que el cuerpo se acostumbre poco a poco.

Por la especial concentración del SILVIR y la sinergia de sus componentes el efecto es intenso, con lo que la dosis ha de ajustarse según la persona. En ocasiones, por su potente acción depurativa, puede producir Efecto Herxheimer (reacción aguda de malestar general, calor en el rostro o cabeza u otras zonas del cuerpo, escalofríos, enrojecimiento cutáneo…) en personas con tóxicos intestinales, parásitos, cándidas o algún tipo de disbiosis intestinal, que tomen una cantidad excesiva para su sensibilidad. (En el caso de aparecer como única molestia el calor y enrojecimiento repentino en rostro o cabeza (vasodilatación), puede deberse a un exceso de vitamina B)

Esta reacción es señal de que está produciéndose el efecto deseado, pero con excesiva intensidad. Así que hay que reducir la toma a unas gotas diarias (máximo una cucharadita de café al día) o incluso tomarlo en días alternos.

Sí ha habido casos de personas que han reaccionado a poco de comenzar a consumirlo, y que tras testarles el SILVIR la respuesta daba positiva, pero que la dosis debía disminuirse drásticamente, como tú ya señalas y te comentamos arriba.

Esperamos haberte sido de utilidad y no dudes en seguir consultando cualquier duda y comunicándonos las respuestas que vayas teniendo al variar la dosis, son datos que nos son de mucha utilidad en el desarrollo de los productos VIR, tanto los que ya están en el mercado como los nuevos que se siguen investigando.