911 412 706 / 933 969 029 pedidos@microviver.com

CONCEPTOS
CLAVE

LA MICROBIÓTICA

Microbiótica es una palabra que no existe en el diccionario y se emplea para hablar de una nueva conciencia de agradecimiento y reconocimiento hacia el microcosmos de los pequeños seres vivos que han generado la evolución de las especies sobre la Tierra y pueden contribuir a equilibrar el balance natural de la salud de los seres vivos.

La Microbiótica, un movimiento ecocientífico que busca investigar y difundir la importancia que tienen para la vida y el ser humano los microorganismos que crean las condiciones para que la vida se regenere sobre la Tierra. Y que son parte fundamental de cada organismo pluricelular, que funciona como un holosimbionte, la suma de las células del organismo y los microorganismos que viven en simbiosis con ellas. No sobreviviríamos sin la presencia de ese conjunto de seres unicelulares.

 Microbiótica.es

NUTRICIÓN SIMBIÓTICA

La Nutrición Simbiótica procede de la sabiduría ancestral de las culturas tradicionales, de proporcionar al intestino alimentos altamente biodisponibles para nuestra microbiota (prebióticos) y alimentos vivos (probióticos), que llevan un alto porcentaje de microorganismos regeneradores y beneficiosos para la salud.

La Nutrición Simbiótica se centra en aportar la base natural para la autogestión de la salud, partiendo de apoyar el equilibrio de la microbiota de todo el cuerpo y en especial del intestino. Tiene un proceso de tomar conciencia de los hábitos que ensucian y de una depuración profunda de todos los órganos emunitorios; en especial del hígado, riñones e intestinos.

La Nutrición Simbiótica está muy relacionada con los alimentos fermentados, pero también con cualquier alimento vivo que no ha sido cocinado y que guarda en su interior y exterior un potencial biofotónico alto que genere vitalidad en el metabolismo.

LOS ALIMENTOS Y COMPLEMENTOS SIMBIÓTICOS

 Los alimentos/complementos simbióticos son aquellos que incorporan a la vez prebióticos, probióticos y postbióticos, y sirven tanto para nutrir a la microbiota intestinal como a las células humanas.

  • Prebióticos son las fibras vegetales (salvado de los cereales, fibra de las frutas y verduras…) que no son digeribles por el intestino humano pero que son alimento fundamental para las bacterias del colon.
  • Probióticos son las bacterias y microorganismos que están presentes en muchos alimentos, especialmente los vegetales, y que logran pasar la barrera gástrica del estómago para ayudar a la microbiota intestinal en sus funciones para recuperar y mantener la salud.
  • Postbióticos son el resultado de la interacción de los diferentes microorganismos en convivencia y que a lo largo de su ciclo vital (proceso de fermentación) proporcionan al organismo subproductos metabólicos de gran valor biológico para la salud, expresándose en forma de nuevas enzimas, aminoácidos y micronutrientes varios.

No todas las bacterias acidolácticas son probióticas. Solamente son bacterias probióticas aquellas que resisten la acción de los jugos digestivos gástricos, biliares y duodenales y llegan intactas al intestino, donde desarrollan acciones que modulan el sistema inmune sin perjudicar al simbionte anfitrión.

 

 

LA FITOFERMENTACIÓN DEL VIR©

La fitoterapia fermentativa es un nuevo vector dentro de las técnicas de extracción de los principios activos del reino vegetal. Aunque ya existía de forma fragmentada y dispersa, dentro de las tradiciones de comidas y bebidas fermentadas, ahora con Microviver ha dado un salto cualitativo para  posicionarse con derecho propio, como una nueva técnica de dentro de la fitoterapia moderna.

La fitofermentación es una técnica de extracción de los principios activos vegetales, que puede darse en un medio líquido (agua) o sólido (salvado de arroz). Básicamente es una fermentación acidoláctica, anaeróbica y no alcohólica, con un proceso medio de maduración de unos cuarenta días que necesita una temperatura mínima de 30º.

Llamamos VIR al cóctel especial de bacterias acidolácticas que utiliza Microviver, combinadas con plantas y micronutrientes, en un medio acuoso o sólido  al que se añade una base de glucosa (melaza, sirope, jugo de frutas). Este método especial de fitofermentación suele incluir varias fermentaciones en cascada donde se la añaden diferentes ingredientes. El resultado es una aleación donde los principios activos originales se han transformado y han surgido otros posbióticos derivados de la fermentación: enzimas, vitaminas, aminoácidos, metabolitos fitoquímicos … A este proceso fermentativo se le pueden añadir frecuencias de biorresonancia o energía escalar, vórtex, sales espagíricas y otros campos sutiles de radiación que dinamizan y enriquecen el resultado final.

El VIR  es un producto que está vivo e irradia un “campo” de frecuencias medible con instrumentos de biorresonancia o radiónica. Este “campo” potencia en el organismo el orden vital natural, apoyando la autosanación de cualquier disfunción corporal, energética o psíquica.

La raíz semántica VIR en latín podría traducirse como la “virtud de la fuerza” y alude al concepto Chi o Ki de la filosofía oriental. El VIR es una aleación donde se combinan a través de la fermentación acidoláctica prebióticos y probióticos junto con extractos vegetales, vitaminas y minerales. Por todo ello el VIR es un cóctel de metabolitos vivos que contienen un amplio espectro de cualidades depurativas y reguladoras de la respuesta biológica positiva de los organismos vivos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies