Un alimento simbiótico contiene funciones prebióticos y probióticos. Están vivos, y nutren tanto a la persona como a sus microorganismos.

  • Función de alimentar la microbiota intestinal.
  • Aumentan el poder regenerador de la micro biota, que además de cantidad al aportar nuevos microórganismos.
  • Incorporan micronutrientes esenciales para el cuerpo.

Alimentos Prebióticos

Aportan nutrientes que no son predigeridos por los jugos gástricos y llegan íntegros al intestino grueso, donde potencian la acción de los alimentos probióticos y mejoran las funciones de la microbiota amiga intestinal en general. Estos ingredientes alimentarios, no son digeribles por el ser humano, pero contribuyen a estimular selectivamente el crecimiento y/o la actividad de una bacteria o un limitado número de bacterias (lactobacillus y bifidobacterias) en el intestino; especialmente en el colon. En definitiva, los prebióticos no aportan nutrientes pero alimentan a la microbiota.

La fibra natural que acompaña a los alimentos integrales, como los cereales, es un componente prebiótico en forma natural. Muchos vegetales comunes contienen elementos prebióticos. Algunos de los más destacados en la alimentación cotidiana son: cereales integrales, ajo, cebolla, espárragos, puerro, remolacha, alcachofa, raíces de achicoria y diente de león.

No aportan nutrientes al cuerpo humano pero alimentan a su microbiota:

  • Inulina / Fructooligosacáridos FOX.
  • La fibra de los vegetales: espárragos, cebolla, piña, etc.
  • Cáscara (salvado) de los cereales: arroz, trigo, avena, cebada, psillium.

Es importante tener en cuenta que no conviene tomar el salvado de los cereales de manera separada, porque deteriora las paredes intestinales. Lo ideal es tomarlo incluido con todo el grano, porque esa es la manera correcta de asimilarlo. Pero que sea siempre de procedencia ecológica, pues en caso contrario, los venenos acumulados pueden ser peor que tomar el cereal refinado.

Alimentos Probióticos

Son alimentos portadores de elementos vivos (microorganismos amistosos) capaces de atravesar los filtros digestivos y llegar al intestino, donde pueden participar en las funciones de limpieza y en la asimilación de nutrientes; y eventualmente instalarse, favoreciendo el mantenimiento de las poblaciones de microorganismos residentes. Los probióticos pueden contenerlos muchos alimentos de forma natural o agregarse expresamente, incluyendo alimentos, medicamentos y suplementos dietéticos. Las bacterias LAB (lactobacilos) son las más frecuentemente usadas como probióticos. En definitiva los probióticos aportan nutrientes y contienen microrganismos vivos que refuerzan la microbiota intestinal.

Esto se consigue de manera natural con el ingreso regular de alimentos sanos y vivos: verduras y frutas con una correcta maduración natural y consumiéndolos crudos, así como los germinados de semillas y los productos de la fermentación, tanto sólidos como las bebidas tradicionales naturales; todos ellos ricos en microorganismos amistosos.

Aportan nutrientes y contienen microrganismos vivos que refuerzan la microbiota intestinal:

  • Muchas frutas y verduras (uva, piña, col, lombarda…).
  • Germinados de todo tipo ( alfalfa, lentejas, garbanzos, pipas de girasol, semillas variadas…).
  • Fermentados (aceitunas artesanas, chucrut, kimchi, miso, tempeh, amasake, kombucha, kéfir, kvass…).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies